Aplicaciones más Frecuentes

¿Qué puede tratar o curar la Acupuntura Médica?

La Acupuntura Médica puede ser el tratamiento de primera elección en una enorme variedad de situaciones clínicas y enfermedades, y con un porcentaje muy alto de resultados favorables.

Desde que la Acupuntura se conoce en nuestros países, se ha dicho clásicamente, que la misma es efectiva para el dolor. Si bien esto es una verdad indiscutible, no lo es menos, el hecho que muchas otras condiciones y enfermedades pueden ser aliviadas o curadas mediante la aplicación de la misma, como el asma, el insomnio, la enuresis, los estados gripales, el eccema, la hipertensión arterial, y los desórdenes menstruales, entre otros. Su abanico de acción es muy amplio y más que el síntoma, la acupuntura trata al paciente con su enfermedad, de una forma integral, restaurando el equilibrio entre su estado físico, emocional y espiritual. Por eso, originalmente en China y cada vez más en nuestros países, se aplica la acupuntura como una medicina preventiva, en salud y antes los primeros síntomas de una dolencia.

Hoy en día, la acupuntura puede ser utilizada para tratar más de 300 enfermedades. En diciembre de 1979, la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), describió en su publicación “Salud Mundial” un listado de más de 40 enfermedades ,en las que la Acupuntura no sólo era de gran ayuda, sino que podía ser incluso la primera arma terapéutica. (Ver listado OMS)

Condiciones clínicas en la que la Acupuntura Médica se utiliza con mayor frecuencia:

Enfermedades reumáticas o traumatológicas: reumatismo de columna, cervicocefaleas, dorsalgias, lumbalgias y lumbociatalgias, ciática, dolores de hombro, tendinitis, dolores de rodilla, epicondilitis (codo de tenista), artritis, artrosis, etc.

Enfermedades neurológicas como dolores de cabeza comunes, jaquecas o migrañas, neuralgias del trigémino, parálisis facial en sus primeras fases.

Trastornos del aparato auditivo y del equilibrio: zumbidos de oído, mareos y vértigo de Meniére, etc.

Enfermedades del aparato respiratorio: Sinusitis, resfrío común, amigdalitis, bronquitis, asma, etc.

Enfermedades oftalmológicas: Conjuntivitis aguda, cataratas, miopía en niños, maculopatía en sus fases iniciales.

Enfermedades digestivas: gastritis, úlcera gástrica o duodenal, colitis, colon irritable, estreñimiento, diarreas.

Enfermedades ginecológicas: Trastornos menstruales, síndrome menopáusico, trastornos en la fertilidad, etc.

Puede entonces decirse que la Acupuntura puede aplicarse en un enorme abanico de enfermedades y sufrimientos, obteniendo alivio parcial o total en la gran mayoría, y curas definitivas en muchas de ellas.

Su efectividad se debe por una parte a la liberación de sustancias neurotransmisoras que se producen a nivel del Sistema Nervioso Central, como las endorfinas, la serotonina y otras catecolaminas, responsables del efecto analgésico y antiinflamatorio de esta terapia; y por otra parte regulando y modulando el sistema nervioso neurovegetativo, alterado en la mayoría de las condiciones clínicas descritas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *